fbpx

En una de las noches más brillantes de Doha, la carrera de MotoGP en Qatar es un espectáculo bajo los focos. En marzo de 2008 se convirtió en el primer campeonato de motor de competición que celebraba una carrera nocturna, seguido por la Fórmula 1 en el circuito de Marina Bay de Singapur ese mismo año.

Construido en un tiempo récord de poco menos de un año, el circuito de Losail se ubica en el corazón del desierto de Qatar, y su construcción fue aprobada por una Comisión de Seguridad de MotoGP formada por Valentino Rossi, Sete Gibernau, Kenny Roberts Jr. y Nobuatsu Aoki.

Rodeado de césped artificial, Losail está diseñado para evitar que la arena llegue hasta la pista. Durante cuatro GPs diurnos disputados en el circuito, sus temperaturas medianas fueron de 45.5 ° C, el doble que por la noche.

Desde que se tomó la decisión de que el GP de Qatar se convirtiera en nocturno, la transformación de este circuito de pruebas hasta una maravilla de MotoGP se ha convertido en una tradición. Los pilotos de Moto3 salen a última hora de la tarde para competir por las posiciones en el podio antes de que comience el evento principal iluminado, seguidos por los de Moto2 cuando se pone el sol.

La empresa estadounidense Musco Lighting es la responsable de dar luz a Losail cuando la luz del día se desvanece, iluminando cada curva de la pista. Sus focos están cuidadosamente dirigidos hacia superficies reflectantes y diseñados para reducir las sombras en la pista, un elemento vital para evitar que los pilotos se distraigan o engañados por las sombras. Muchos de los pilotos también utilizan pantallas de casco más transparentes para adaptarse a la noche qatarí.

Entonces, ¿qué es necesario para que el Circuito de Losail se convierta en un faro en el desierto durante el primer evento de la temporada? El Gran Premio consume la friolera de 5.4 millones de vatios, siendo necesarios 44 generadores para alimentarlo. Se calcula que las 3.600 fuentes de luz de la pista podrían iluminar 3.000 hogares, 70 campos de fútbol o una carretera de casi 5.000km desde Doha a Moscú.

Los ingenieros dedicaron más de 1.300 horas para hacer realidad una ambiciosa visión, y cada año en el GP Qatar se demuestra que el trabajo de todos ellos da sus frutos. No te pierdas el inicio de la temporada 2020 en el Circuito de Losail, del 6 al 8 de marzo.

Comparte